6a Assemblea Nacional d'EUiA

Altre lloc gestionat amb el WordPress

“O inventamos o erramos”
Simón Rodríguez

Pese a las lógicas limitaciones de espacio, es obligado iniciar cualquier propuesta organizativa con una minima reflexión sobre cuál es la EUiA que queremos construir. A mi parecer, debería ser:
Más joven, más femenina y menos centrada en el área metropolitana.
Más integradora con los nuevos cuadros y más renovadora.
Más movimiento y menos suma de partidos: mayor protagonismo de las personas que participan como independientes y de la afiliación en general, a través de las Asambleas de base, cuyo fortalecimiento es urgente y prioritario.
Más social y menos institucional: menos marcada por la dinámica parlamentaria, más municipalista y más abierta a la participación y las luchas ciudadanas.
Más transparente, tanto hacia la afiliación como hacia la ciudadanía.
Más realista: que adecue sus aspiraciones y apuestas a las capacidades reales de la organización y sea consecuente a la hora de asignar los recursos.
Capaz de aprovechar las nuevas tecnologías, para ampliar la participación interna y la difusión externa de nuestras propuestas.

Nuevas formas de dirección para una nueva EUiA

La experiencia “fundacional” en Alternativa Jove demostró que el cambio no puede limitarse únicamente a la forma en que nos organizamos; debe incidir también en cómo entendemos la participación en los órganos.

Hay que acabar con la visión “representativista” y dar paso a otra que vincule la pertenencia a los órganos con el trabajo y la capacidad demostrados. Los órganos han de servir para tomar decisiones y organizar el trabajo, y no para recibir cuentas de una “dirección” que camina de forma autónoma.
Las sensibilidades constituyen una parte esencial de EUiA y han de sentirse representadas a todos los niveles, siendo partícipes pero no protagonistas.
Necesitamos una dirección y una interlocución pública más colectivas, con más voces y más diversas. Hay que limitar la acumulación de responsabilidades en una sola persona e implicar a más gente en el trabajo y la toma de decisiones.
Ser más movimiento requiere flexibilidad. La estructura organizativa ha de ser un marco adaptable a las diferentes necesidades y realidades territoriales y sectoriales.

 

Repensar los órganos

Tratar este tema en profundidad requeriría de mucho más espacio del que dispongo, por lo cual me limitaré a hacer algunos apuntes:
Permanente: con una composición bastante más reducida que la actual, su labor sería ejecutiva y nunca política. Se convertiría en una “coordinación de coordinador@s”, cuy@s miembros impulsarían, a su vez, sus respectivas comisiones temáticas: organización, institucional, comunicación, etc. Entre todo@s formarían la cara pública de EUiA.
Comissió Nacional: formada por unas 30 personas, se encargaría de la toma de decisiones políticas más “cotidianas”. Tod@s sus miembros deberían participar en ella en función de alguna responsabilidad concreta.
Consell Nacional (CN): mantendría su composición actual, en torno a 130 miembros, cada un@ de l@s cuales debería inscribirse (y participar) en una de las comisiones mencionadas anteriormente.
Como puede observarse, las comisiones de trabajo (abiertas, horizontales…) pasarían a ser una herramienta básica para organizar las tareas de la dirección, permitiendo, además, “descentralizar” los debates del CN, desgajándolo en ámbitos de actuación más concretos y cercanos al trabajo cotidiano.

Propuestas

Por último, diez propuestas concretas:
Dar más peso a las asambleas de base en la elección de miembros del CN, en detrimento de la Asamblea Nacional (AN). Pasar del actual 60-40% a un 50-50% o incluso 40-60%.
Revisar anualmente el absentismo en los órganos; sustitución de aquell@s miembros que superen el número de ausencias injustificadas. Posibilidad de sustitución temporal de miembros por enfermedad, ausencia prolongada, etc.
Garantizar la representatividad de l@s jóvenes y mujeres en todos los niveles de dirección, como mínimo en proporción a su peso real entre la militancia (33% y 10% aprox., respectivamente)
Abrir un proceso de reflexión conjunta con Alternativa Jove para articular su participación en los órganos.
Abrir un proceso de consulta con las Asambleas de base alejadas del área metropolitana para buscar fórmulas que permitan su plena participación antes, durante y después de la AN.
Crear un grupo de trabajo permanente que explore las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías para mejorar la democracia interna y el contacto con la ciudadanía.
Posibilitar estatutariamente la participación de personas ajenas a la organización en nuestros debates estratégicos.
Revisar la carta financiera. Fijar un mínimo y máximo salarial para trabajador@s y cargos públicos.
Establecer mecanismos claros para la contratación de personal.
Publicación de nuestras cuentas al alcance de la ciudadanía.

Julián Sesé

Comparteix!
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • PDF
  • RSS
  • Google Bookmarks
  • email
  • del.icio.us
  • Add to favorites
  • Meneame

Escriu un comentari